A Chichí Costello

0

El ingeniero Osvaldo Manuel “Chichí” Costello, fue un reconocido poeta y musico taficeño. Nació en Tafí Viejo, en el año 1940 y falleció, en 1985. Falleció quizás, sin imaginarse que algún día un mega complejo habitacional, como Lomas de Tafí, irrumpiría en las tierras taficeñas erigiéndose como una ciudad cuasi separatista. Mucho menos se hubiera imaginado, que su legado hubiese generado que 32 años después de su deceso, un vecino de esa neociudad plasmara su admiración hacia su persona, de poeta a poeta en un intento de diario digital.

Al poeta de los tarcos“, por Abel Sayagués.

“…En el mismo momento que Osvaldo partía hacia el cielo de los tarcos con sus versos y su piano a cuestas, yo, un niño de 9 o 10 años excesivamente inquieto, comenzaba a escuchar Chacarera del Agapo a través del grupo Trova Norte, de la mano de Rubén Cruz y de Rodolfo Pacheco. Luego llegarían todas sus creaciones desordenadas y requeridas a pedido de mi corazón.
Por mis mayores escucharía sus historias humanas y su forma sencilla de vida, lo cual entre lo artístico y lo humano, me han cautivado… cautivado para siempre. 
Uno de mis sueños era escribir una letra de una zamba para el Chichí,  y ese sueño está cumplido para mi alma, gracias al Maestro Carlos Podazza.
Otra vez en mi camino la mistura del sentimiento artístico con la humildad del hombre en cada paso dado, con esa letra para el admirado Osvaldo dábamos la puntada inicial que lo que va a ser la Cantata Tucumana – Artistas nuestros, bajo la composición y dirección general de Podazza. Pero n
o termina todo ahí, la vida siempre te regala más, seguramente don Osvaldo desde el cielo, si desde el cielo de los tarcos, nos ha puesto en el mismo camino junto a sus hijos de dónde sentimos mas allá de la unión musical, de bellas y profundas melodías como las de Gabriela (la rama de ese árbol musical y creativo) que mejoran y visten de gala a algunas de mis letras,  una hermandad con ella, con Pablo  y Christian que agradece mi corazón agitado.
A Chichí no lo he conocido,  bah en realidad lo conozco, en cada letra mal escrita por mi, que son casi todas. Alguien me agarra la mano y me ayuda a mejorarla y a poner el corazón en cada verso,  y yo siento que no es otro que el maestro Osvaldo Costello…

Abel Gustavo Sayagués – 1 de junio de 2017 – Lomas de Tafí – Tucumán

 

Facebook Comments
Compartir

Dejar respuesta