Foto: El Tucumano
Este jueves inauguraron la nueva policlínica de Tafí Viejo bajo el nombre de Mercedes Serrano, una enfermera local de apenas 25 años que fue asesinada en 1960 por el dueño del chalet que alquilaba. El homicida dejó trunca una tarea de entrega a la comunidad que la joven había iniciado.
Una puñalada en el pecho terminó con la vida de Mercedes Serrano los primeros días de 1960. La enfermera taficeña estaba casada, tenía una pequeña hija de 3 años y recorría la ciudad casa por casa para asistir a los vecinos de Tafí Viejo. Quienes la recuerdan, aseguran que en ocasiones no cobraba sus servicios y lo hacía por pura vocación. “Comprometida, humilde y compasiva”. Así describen su labor, las autoridades del área de Salud que decidieron poner su nombre en este nuevo Centro Asistencial.
Marcos V. Ruiz, el homicida,  fue detenido el 3 de febrero de ese año y según expresan en las crónicas informativas publicadas en ese momento, habría intentado aunque sin éxito, acabar también con su vida luego de matar a la joven enfermera. Ruiz le arrebató la vida a una mujer, y con ello detuvo las convicciones de la joven por emprender tareas de entrega a la comunidad y un trabajo intachable como profesional de la salud.
Si bien en el acto de inauguración se homenajeó a reconocidos médicos taficeños, se decidió colocar el nombre de Mercedes en el centro de salud por que condensa el valor del trabajo muchas veces invisibilizado de los enfermeros como profesionales de la salud. Al mismo tiempo visibiliza una historia más de violencia de género, problemática alrededor de la cual se gestan espacios de debate y acciones para erradicar.
Facebook Comments
Compartir

Dejar respuesta